miércoles, 29 de octubre de 2008

Herida de muerte

Una semana entera estuve en cama.

El médico dijo que había sido una reacción alérgica a la penicilina que me recetaron para superar mi infección de garganta. Pero yo, sólo yo, sé la verdadera razón de mi desguance. No, no es presión baja ni intoxicación querido doctor, se llama corazón roto.

Cuántas veces no me había visualizado yo en la boda de Ana Cecilia, la hermana de Enrique. Me imaginaba preciosa con un vestido rosa pálido llegando del brazo de mi amado. Pero no, su date fue, otra vez, La Gaviota.

La vida puede ser contundente cuando quiere, y ya no me queda duda: si Angélica Rivera fue con él a tan significativo evento, es porque su relación es formal.

Aun así, el dolor que sufro no es nada en comparación a la guapura de Enrique, por eso seguiré adorándolo. Y les dejo esta foto donde se le ve tan feliz de acompañar a su hermana, que sólo me queda alegrarme por él.


Aunque me duela, siempre tuya.

Evita



lunes, 20 de octubre de 2008

Apenas te fuiste y ya te extraño, Enrique


Hoy amanecí con la dolorosa noticia de que Enrique anda en Colombia. Leo que se fue a una gira de dos días para aprender de la experiencia de ese país en el combate al narcotráfico y al crimen organizado.

Es una más de las muchas razones por las que Enrique me encanta, está con todas las pilas puestas para devolvernos la tranquilidad a los ciudadanos. Él mismo ha sufrido los embates de la inseguridad y estoy segura que no descansará hasta ponerle un límite a la delincuencia. Es mi héroe (suspiro).

Señor Presidente Álvaro Uribe: cuídemelo bien.

sábado, 18 de octubre de 2008

Enrique construye caminos para encontrarnos


Leí que mi adorado Enrique celebró "el Día del Caminero", y primero pensé que era una broma, que no podía ser que mi bombón estuviera a favor de que la gente se lleve su "caminero" o bebida "para llevar", al salir de una fiesta o un antro. Me relajé al leer que el Caminero es aquel que hace caminos, tan fácil y literal como eso; lo que pasa es que algunas palabras ya están desvirtuadas por tanto uso pelado y alburero que muchos les dan.

En fin, que la noticia me alegró, pues al leer las palabras de Gerardo Ruiz Esparza, Secretario de Comunicaciones ("los caminos no tienen colores, no tienen tintes políticos, les sirven a todos, unen a las comunidades y unen sobre todo a su gente. Los camineros no sólo construyen caminos, construyen vías de desarrollo económico, construyen vías de comunicación, vías de convivencia"), mi corazón se alegró al pensar que vivimos en un mundo conectado por tantos caminos, que mi encuentro con Enrique es cuestión de tiempo y de una que otra afortunada coincidencia.

Para empezar el fin de semana con el ánimo en alto, les decoro el post con esta foto tan linda que me encontré de él (ay Enrique, qué guapo te ves de rojo).

Besos. Eva

sábado, 11 de octubre de 2008

Enrique es MÍO

Hubo comida familiar y una sobrina, con su tonito de puberta burlona, me dijo mientras me mostraba una revista: “mira tía, ya te bajaron a tu novio”. Se me heló la sangre. No es la primera vez que lo veo con La Gaviota, pero me niego a creer que Enrique esté realmente enamorado.

Es que a mi bombón nadie le llega ni a los talones, o sea, la única con quien podría visualizarlo es conmigo (obvio), y con mi adorada Lady Di, y la pobre ya se murió, así que, Enrique, conserva la soltería y no mates mis esperanzas.


Tuya, Eva.

viernes, 10 de octubre de 2008

¡Soñé con él!

Hoy me desperté feliz. Soñé con Enrique de una manera tan vívida, que casi podría asegurar que nuestras almas se encontraron durante la noche y que Enrique tuvo el mismo sueño que yo.

Estábamos juntos, como debería ser, y caminábamos de la mano por el jardín de su casa en Ixtapan de la Sal en una mañana soleada. Como siempre, él estaba guapísimo y me miraba enamorado con una de esas sonrisas de galán de cine con las que me pone a temblar. Yo llevaba un vestido azul y diez elementos del Estado Mayor caminaban impecables a sólo unos pasos detrás de nosotros. ¿Así o más romántico?.

Me parece increíble haber tenido ese sueño justo ayer que decidí que hoy iniciaría este blog. No me cabe duda de que es una señal del universo, así que aquí estoy, regalándoles esta foto de mi hermoso Enrique para que se den un taco de ojo.

Besos, Eva.


Yo amo a Enrique Peña Nieto

Hola

Ya lo decidí. Llevo años pensándolo, visualizándolo en mi mente y, por fin, a partir de hoy, es una realidad. No crean que se trata sólo del capricho de una mujer con tiempo libre como yo, es más bien una necesidad: mi amor por Enrique Peña Nieto es tan grande, tan real y desesperado, que he creado este blog exclusivamente para gritar a los cuatro vientos que mi corazón le pertenece.

Aunque me duele –porque los celos son dolorosos–, sé que hay otras mujeres que, como yo, han caído ante el invencible poder de seducción de Enrique. Por eso, este blog es un espacio abierto para que cualquiera desahogue su adoración por este hombre tan perfecto. Aunque segura estoy de que nadie se le acerca, ni poquito, al nivel y a la intensidad de mi amor por él.


Besos para todos. Eva.